pampero

Sopla el viento y no lo oigo. Tampoco lo siento. Me llaman loco en la calle cuando todos se ocultan debajo de su manta familiar. Cuando llega el invierno con él llega mi muerte. Tengo 45 años y hace tantos días comos lo que he vivido que estoy en la misma esquina de la ciudad. No tengo manta, tampoco familia. Y sigo aquí sin oír el viento.

Comentarios

testimam ha dicho que…
No es facil vivir la vida, hay que atraparla.


un peto
tu i jo ha dicho que…
gracias por enseñarme a hacerlo. hay demasiadas cosas que hemos dejado sin hablar.

muaka

Entradas populares