Mis lunas

¡Las mujeres somos cíclicas como la luna!



Hoy es uno de esos días que me siento feliz de ser mujer. ¡Me gusta menstruar! Lo veo claro, lo siento dentro. La menstruación es la conexión con la naturaleza que te permite renacer cada mes, además es un símbolo de buena salud. El cuerpo me habla cuando callo. Escucho mi silencio, observo más profundo y aprendo cosas de mí que no entiendo. Me estoy regalando tiempo, no voy al límite cada momento, sé aplazar el placer y siento la libertad de habitar mi cuerpo de mujer. Intento generar mi espacio y cuando me olvido, me esfuerzo un poco para darme el gusto y robarle tiempo al tiempo. He empezado a quererme, desintoxicándome de la acción compulsiva y aprendiendo a parar, respirando.

Después de 8 años de tomar anticonceptivos, hace un año que he dejado de tomarlos, y el reencuentro con mis hormonas al natural, ha sido maravilloso. Vuelvo a menstruar de verdad y a agendar mi ciclo para reconocerme y amarte en loop. Dibujo mi diagrama lunar, coloreo mi vitalidad, escribo mis pensamientos y sensaciones, recuerdo los sueños, anoto mi alimentación, la ropa y mi estado de ánimo, si quiero. Detallo mis emociones y nuestra vida sexual. Me tomo la temperatura al despertar, cuando me acuerdo, y así he empezado a amar mi sangre y a respetar las fases que vivo sin forzarme. He dejado de aparentar que soy una superwoman que puede con todo, dispuesta a todo y disponible para todos,... y he aprendido a disfrutar de estar conmigo a solas, de parar la máquina y decir basta, aunque a veces, todavía me cuesta la negación. Saber decir "no".

Quiero vivirme con toda mi complejidad: los días que estoy en pre-ovulación, soy una flecha y en pre-menstrual, intuitiva; en ovulatoria, soy expresiva y en menstrual más reflexiva. Porque no soy una, soy cuatro como la luna que tiene mucha influencia sobre los bioritmos de las mujeres, también de los hombres. ¡Porque todos somos cíclicos! Y para entendernos también hay que saber que el ciclo femenino es un baile de estrógenos y progesterona. ¡Menstruar es un regalo, también en luna menguante!

Durante este año, me he alimentado de las recetas de Rosa TugoresEl Camino de Rubí, Mujer Cíclica, Luna Roja, Las diosas de cada mujer, Vagina, Mujer deseada, mujer deseante ... y sobretodo de la terapia con Eli Lanzillotta, maestra en este camino del conocerme. Ahora continuaré haciéndolo y observándome en la naturaleza, para reconocerme y saber como funciona mi cuerpo y formar un familia desde mi árbol raíz-útero.

Fotografía de un árbol-útero en Mallorca vía Mujer cíclica

¡Feliz domingo de guardar!

Día 1. Menstruación
PD. Y aquí, la reflexión del día 2 de otro ciclo y otra estación, invierno.

Comentarios

Entradas populares