Desde La Giralda



Un camino de piedras
te eleva hasta el cielo de Sevilla,
unas marcas supremas
indican los 34 pisos subidos con pies fieles
y unas campanas diurnas
invitan a seguir en el templo
del dios de los creyentes.

Yo, sin serlo, permanezco,
busco y encuentro el silencio
miro y observo la ciudad
que según tus ojos es blanca y ocre,
según los mios: roja y verde
con gatos pardos y puentes bisiestos.

Comentarios

Testigo ha dicho que…
Cuando fui a Sevilla... sólo vi por fuera la catedral. Es una vergüenza, lo sé, pero se trataba del único monumento que pillaba de camino entre mi casa... y la Feria de Abril. :D
joana abrines ha dicho que…
Pues mu' mal hecho porque además de ser la catedral más grande del mundo después del Vaticano, las vistas desde la Giralda son espectaculares. Una maravilla de viaje, un sueño para reencontrarme con mis orígenes familiares.
AAN ha dicho que…
¿Sabías que las rampas para subir a la Giralda son tan anchas para que puedan subir los caballos? O al menos eso me dijeron...

Besito

PD. Y lo bueno que está el rebujito en la Feria...
Anónimo ha dicho que…
Sevilla y en general Andalucia tienen un color especial,como deciamos ni mejor, ni peor, diferente, palabra de la chica.

besos y sort

Entradas populares