un lectoconsejo



He leído la última entrega de Fernández Mallo en mis horas extraescolares sin panbimboconnocilla, pero me ha emocionado de nuevo con esta road movie. Al final desvelo porqué utilizo este término tan cinematográfico. Una trilogía de autor de la que me falta todavía el primer tomo pero de la que ya he sacado algunas conclusiones, útiles o no, quiero compartirlas con mis escasos pero convencidos lectores:

- Decididamente se trata de un gran poema y no de una novela
- Es odioso, como todos los escritores que corren vestidos
- Consigue cocinar el horizonte
- Explica los vicios contemporáneos con pretensión
- De su última entrega me gustan más las páginas impares
- Comparto su amor entregado por las casualidades
- Pasa de lo underground a lo emocional
y de lo críptico al documental
- Nada de lo que dice es cierto y todo cuestionable. Me gusta
- La repetición a veces me aburre y otras me concentra
- Escritura económica, apta en épocas de crisis
- Libro para perfeccionar la lectoescritura
- Tiene un pensamiento after-pop del que siento envidia
- Comparte un viaje que me recuerda a mi Mallorca natal
- Odio la Coca-cola y el hachedosó gasificado
- Mi ritmo vital adopta su puntuación
- ¿Existe "felicidad sin The End"?
- A veces reinicio

Por si fuera poca su producción científico-poética os dejo su "proyecto de película". Si hoy, por eso de la lluvia y el viento, no sales de casa y tienes unos escasos 60 minutos, no no me he confundido, si tienes una hora para estar delante de un mismo archivo audiovisual, te animo a que lo veas. Y luego me cuentes qué tal. A mí me hubiera gustado que Agustín corriera desnudo, eso es todo.

Comentarios

Lau ha dicho que…
uó! Llevaba tiempo esperándolo!!!
Un beso ;)

Entradas populares