poesía en horizontal


El colectivo de artistas feministas guerrillagirls

Vivo en una ciudad voyeur, una urbe que mira a través de las ventanas el comportamiento de sus animales. Resido en una capital de provincia donde los funcionarios notifican con acuso de recibo lo que ocurre al margen de la ley. Vivo en una comunidad donde las paredes son cristales transparentes y los vecinos pagan entrada reducida para ver mi aparejamiento. No soy exhibicionista, permanezco a la intemperie y solamente puedo escaparme al subterráneo una vez al mes. A la fuerza, por falta de oxígeno, vuelvo a la superficie y me percato de que soy cautiva en un zoológico.

Comentarios

Alberto López Martín ha dicho que…
Por lo que veo las del colectivo de artistas feministas se han liberado de la tiranía de la depilación, jeje... muy poética prosa, bonita instantánea de una ciudad bien bonita. Un beso!
Joana Abrines ha dicho que…
Hola Alberto, te debo un mail para avanzar en la revista poética digital. Estamos produciendo material. Gracias por el halago, me gusta habitar una ciudad voyeur. ¡1000y1 abrazos!

Entradas populares