el térmometro se rompió en su boca

el apretó la cápsula azul en sus dientes el día más frío de verano y se trago el jugo que minutos antes le había servido para medir la temperatura de su estado de ánimo. aquel instrumento médico decía que era feliz pero él no lo sentía, tampoco tenía nada para pensar lo contrario. Simplemente se negó a creerlo y se trago el mercurio.

Comentarios

testimam ha dicho que…
Cuando estas lejos, de tus amistades, hay muchos momentos malos que no los puedes compartir con nadie, sin saber por que, se pasán y vuelven muchos mejores.

llamj... besos
tu i jo ha dicho que…
te quiero papá

Entradas populares