historia del taxista baiano

hoy me he subido en un taxi y el taxista era triste, le quería preguntar por qué, pero me daba apuro meterme en su vida, pero (de nuevo) sin saber cómo me la ha acabado contando y sin saber cómo, lo he escuchado como a una amiga (o como a mi hermana). De su boca y de mi mente salieron estas palabras " tengo una hija de 18 años que vive con MI madre, la tuve con mi primera mujer. La segunda tiene 9 y vive con SU madre, mi segunda mujer que aunque aún vivamos juntos estamos a punto de separarnos". No sabía que decirle y era mi turno de palabra, el silencio lo decía. en esos momentos de duda prefiero callar y lo hice. El taxista continuaba triste. Ya habíamos llegado a mi destino, Pituba y antes de bajarme me dijo "voy a empezar mi vida sozinho porque lo he intentado dos veces pero el Amor es muy difícil y no es para mí, hay otros que lo consiguen". Lo miré y le pagué los 20 reales que le debía y me bajé del coche_triste. él continuó su noche triste. talvez su vida siga siendo triste. ¿por qué?

Comentarios

testimam ha dicho que…
Buen relato, quieres hacer pensar al que te pueda leer, intentando que se implique con el taxista y contigo.

Besos Llamj
tu i jo ha dicho que…
y si contigo lo he conseguido, me doy con un canto en los dientes (era así, no?)

te quiero papá!
Rogério ha dicho que…
Sei bem o que é isso Joana! Muito chato quando nos sentimos com as mão atadas. Pior é que isso faz com que a tendência dos humanos hoje em dia, seja a de se fortalecer para ser alheio aos problemas dos outros. O mundo, haaaaa, o mundo!

Bjs!
Rogério
tu i jo ha dicho que…
pode ser rogério... eu queria fazer alguma coisa para que aquele homem fora um pouco mais feliz (ainda que só fosse aquele dia) mas não consegui fazer nada. E aquela sensação foi muito foda, eu tirei a minha máscara, mas não tirei a sua. E ele nem vai saber, nunca.

obrigada por ler o blog ainda que não seja na sua língua

Entradas populares