cuando los círculos no son perfectos

es pequeña, se llama L. y aún no habla del todo bien, aunque se hace entender. En la última cena jugaba a esconderse como hacen los gatos pardos al anochecer. Estaba debajo de la mesa entre los pies de los mayores, que discutían los problemas "ficticios" que había anunciado el telediario, y pedía atención. Nadie parecía tener el minuto que la niña necesitaba o todos nos hacíamos los tontos. Su hermana, de unos años más, tampoco muchos, intentaba participar en esas conversaciones de gigantes_sin oídos pero tampoco encontraba su lugar. Las dos niñas, perdidas, en una supuesta cena familiar, acabaron dormidas en un sofá negro hasta que sus padres_jóvenes decidieron despertarlas para irse a casa. tal vez a seguir en silencio. tal vez a follar. tal vez a cerrar los ojos hasta mañana. tal vez a abrazar a las niñas y regalarles la "luna". Sólo pedían eso, abrazar la "luna", ¿de verdad, es tan difícil entenderlas?

Comentarios

testimam ha dicho que…
Los circulos,no son perfectos hay que luchar para intentar que la luna se pueda abrazar, las veces que se puedan
tu i jo ha dicho que…
me encanta cuando estás soñador pero a la vez realista. TE QUIERO (os quiero) y gracias por alegrarme el domingo.

Entradas populares